LA MONJA DE PASCO


Cuentan que al instalarse una pequeña vicaria del monasterio de hermanas en la villa de Pasco, se había amainado el espíritu levantisco, pervertido y camorrista de sus pobladores, sin embargo, pasado unos meses, retorno con más ímpetu y virulencia la indisciplina. No eran pocos los muertos que aparecían por sus calles, ni menos los escándalos cotidianos.

Apesumbrados por estos acontecimientos. Sor María de la Concepción, a la sazon, Madre Superiora del convento, juzgo que todo ocurría por falta de auxilio espiritual de un sacerdote .Los que  se encontraban en Vicco y Ninagaga, muy pocas veces asomaban por la villa.
Se encomendó al hacedor, poniendo tanta fe en sus rezos, que un día el todopoderoso  se le presento  circundando de un halo luminoso en un marco de coros celestiales.
-¿Qué deseas hija mía? –Interrogo el Supremo
-Padre mío; la perversidad se ha adueñado de este pueblo. Las gentes han olvidado tu existencia  y viven en desorden, en pecaminoso desorden.
Muchas personas mueren sin el auxilio  de un sacerdote, condenando su alma a los atroces castigos del infierno.
-¿Qué sugieres que hagamos hija, mía?
-Te pido que aplaques los apetitos pecaminosos de los hombres y mujeres dándoles la paz espiritual de tu bendición.
-¡así lo haremos, hija mía! – Y al ver que la monja permanecía de rodillas en una madre llanto y sin poder levantar los ojos, el señor, pregunto: ¿Deseas algo, más mía?
-Si, padre Aquí hay muchos individuos que mueren sin expiar sus pecados sin arrepentirse, porque se confiesan.
-¿…y?..
-Te pido que me des a mí tu humilde sierva- licencia para confesar como los sacerdotes y autoridad para poder perdonar sus pecados.
-¿Podras, hija mantener el valor de guardar el secreto de confesión?
-Si, padre-respondio Sor María de la Concepción encendida de fe y esperanza.
-Bien –dijo  el Señor- meditare sobre el asunto; entretanto, quiero que guardes esta cajita durante tres días. Contiene un gran secreto y te pido que no lo abras –Luego de pronunciar este encargo el señor desapareció.
Los primeros días, Sor María de la Concepción guardo celosamente la cajita, pero a medida que las horas transcurrían, la curiosidad le acicateaba con mas y mas fuerza. Tanto fue su inquietud y tanto su desatino que, al borde del tercer dia, abrió la cajita llena de curiosidad, y al momento, un hermoso pájaro de brillantes colores tomo los aires y se alejo por una de las ventanas abiertas al monasterio.Al momento apareció el Señor que le decía:
-¿Ves hija? Tú no puedes servir para confesora, porque aun antes de los tres días de poseer un secreto, ha parecido que te faltara tiempo para divulgarlo. Dedícate a servir a tu prójimo y deja esa misión queme pides, para los sacerdotes .Ellos sabrán mantener cerrado el cofre de los secretos.

LOS DIABLOS DE YANAMATE

Que el maligno está en todas partes y que no duerme ni de día ni de noche, bien lo sabemos. Sabemos también que en la oscuridad de la noche serrana  se presenta a los viajeros valiéndose de mil artimañas para encantarlos, darle muerte y llevarse su alma a las profundidades  del infierno. Esto es lo que estuvo a punto de sucederle a un pastor estanciero de Yanamate.

Un día que había ido al Cerro de Pasco a efectuar la compra de sus provisiones, sorprendido por una granizada inmisericorde, estuvo esperando a que la tormenta amainara por espacio de varias horas .Ya cerrada la noche, escampada la granizada, decidió marcharse de vuelta a su casa .El sabía  que allá en la soledad de la estancia, su mujer y sus hijos estarían aguardándole impacientes.

Conocedor de la ruta comenzó a caminar con pasos seguros  y confiados; pero la noche era tan negra y la oscuridad apenas si la dejaba avanzar que, cuando hallaba tragado por la negrura, ya iba a tientas, sin tener ninguna referencia de que valerse para verificar su ruta .largo rato estuvo caminando a ciegas y cansado ya del esfuerzo, se sentó sobre una roca para descansar. En eso comenzó a escuchar una música deliciosamente armoniosa y bella; cantares hermosos de voces cadenciosas y entre esta música mágica y dulce, oía las voces de unas mujeres que le llamaban insistente y cariñosamente. A punto de acudir cediendo a las llamadas apremiantes  se encontraba, cuando un trueno lejano le volvió a la realidad y desesperado comenzó a gritar encomendándose a Dios y pronunciando el nombre de su mujer ,de sus hijos y de sus perros .Pronto el terror de que era presa fue pasando cuando su mujer y sus hijos en un marco de fuertes ladridos ,le encontraron y le llevaron a su casa en donde narro lo sucedido  y, a partir de entonces ,llevaba pendiente del pecho un crucifijo de plata para salvarlo del maligno.

CULEBRAMARCA

Entre los pueblos de Huachon y Quiparacra camino de las selvas de Huancabamba, esta culebramarca, lugar donde todavía se hallan las pétreas ruinas de una antigua ciudad.Hace muchísimo tiempo, lo que hoy no es más que ruinas, era una aldea constituidas por casas hechas de piedra, en las que Vivian los pastores de lugar. Lo que en un comienzo era una aldea pacifica, muy pronto se convirtió en un lugar en el que la maledicencia y la canallada tenían preferencia.

Entre las familias que habitaban el pueblo había una que tenía una hija muy hermosa que despertaba la admiración de los mozos y la envidia de las muchachas. Muchos fueron los pretendientes que llegaron a ofrecerle matrimonio ,mas la chica , no contenta con ninguno de ellos, les negó su mano.
Los mozos que consideraban como enigma la negativa de la muchacha, comenzaron a vigilarla tratando de descubrirle algún amor secreto .Pronto que tuvieron que desistir de su búsqueda ; nada sospechoso le encontraron.mas al poco tiempo ,ante el estupor de sus padres y su incredulidad, se vio embarazada .Cuando en el pueblo se enteraron de la noticia ,comenzaron a correr voces y comentarios viles y arteros .Los ruegos y amenazas de sus padres de nada sirvieron para que la muchacha dijera la verdad, porque ni ella misma sabia. No conocía hombre ,su virginidad jamás había sido mancillada por hombre alguno, por lo que no se explicaba el cómo de su embarazo. Los padres comprensivos tuvieron que callar y avergonzados por la maledicencia del pueblo se escondieron a la espera del acontecimiento del parto.
Pasado algunos días del alumbramiento la madre que pedía con insistencia ver a su hijo ,recibió una dolorosa impresión cuando su madre, entré apesadumbrada y asustada le dijo que no era un niño el que había dado a luz como ella creía sino un par de huevos medianos y que lo mas atinado en este caso sería hacerlos desaparecer toda vez que era algo demoniaco y sobrenatural .De nada le sirvieron los llantos y los ruegos de la joven madre ya que ella misma, obedeciendo el mandato de sus padres, fue y los enterró en una cueva .
Tanto era el dolor de la madre, que diariamente iba a la cueva a llorar desesperada por los frutos de sus entrañas .
Un día que llego a la cueva, la muchacha se sorprendió mucho al ver que en lugar en el que había enterrado los huevos, se notaba la enorme boca de un agujero. No había salido de su asombro cuando oyó una voz gutural a sus espaldas :
-¡Madre, nosotros somos tus hijos!... ¡no te asombres! . Pudimos ser dos hermosos angelitos, pero la maldad de la gente del pueblo, nos ha convertido en dos culebras y ahora venimos a castigarlo… A ti ni a tus padres les ocurrirá nada, pero deben marcharse de este lugar inmediatamente, a una alta ciudad de plata, entre las lagunas, allí vivirán felices.
Al dia siguiente, después de que la muchacha y sus padres hubieron partido las culebras que habían alcanzado dimensiones descomunales, rodearon el pueblo y lo destrozaron.
Y de allí que ese pueblo quedo con ese nombre: Culebramarca.

LULIHUARMI






Como una elevada arista que tuviera por base Tapuc Rocco y Chipipata, se levanta majestuoso el paraje denominado Huampun en cuyo regazo yacen tranquilas y apretadas por un tupido cinturón de totoras, las aguas de HUACRAY COCHA la laguna eterna. Para llegar a este soledoso lugar cubierto de abundante pasto verde hay que remontar la crestería de Huampun y una vez en Huacraycocha solo la inmensa soledad lo cubre todo. Cuentan que hace muchísimos años, cuando la soledad y el silencio acunaban el sueño del pastor de ovejas que tenía por costumbre ir diariamente a este lugar, unas nubes negras y espesas desencadenaron una granizada roja, el viento recio y silbante, así broncos truenos del cielo encapotado, le hicieron despertar sobresaltado. Cuando ya se disponía a recoger su aprisco, La tormenta amaino de pronto y una calma súbita y misteriosa invadió el paraje. El mozo no se explicaba el porqué de este fenómeno y cuando levanto los ojos vio con asombro que una hermosa muchacha de pelo largo y ojos profundamente azules se acercaba a él seguido del ruido que hacían sus alhajas que pendían de sus riquísimas vestiduras. Tomando fuerza de su asombro y admiración quiso escapar, pero la hermosa mujer la detuvo diciéndole: -no te escapes. Quiero hablar contigo.
-¿conmigo?
-si
-¿Quién eres?
-Luli Huarmi
-¡Ay mamalao mama, … ¿Qué quieres pues de mi?
-Hace tiempo que vengo observándote y sé que eres un muchacho muy bueno y muy buen pastor, por eso es que quiero que seas el pastor de mis ovejas y para ello quiero contraer compromiso formal contigo.
-¿pero cómo podría aceptarle,Luli Huarmi? Yo soy muy pobre, no te merezco y usted es la sirena, dueña de la laguna.
-No importa . Yo tengo mucho ganado y juntos haremos aumentar y viviremos felices. Solo te pido que a nadie cuentes nuestro secreto.
A nadie.
-Por esa parte, descuida, niña. Yo soy sano y cuidare el secreto. Ni a mis padres les contare.
-Bien. Entonces hasta mañana en este mismo lugar y no cuentes a nadie nuestro secreto. Ahora cierro los ojos.
El pastor cerró los ojos y una fuerte lluvia, vientos y rayos se sucedieron rápidamente y cuando abrió los ojos ya la mujer había desaparecido. Su sorpresa fue mayúsculo cuando comprobó que en ese lapso habían nacido varias ovejas en su redil.
El pastor llegando a su casa guardo, el secreto no obstante las preguntas insistentes de sus padres, aquella noche no durmió presa de la emoción; y al día siguiente fue al lugar de la cita y se encontró con la bella mujer que le dijo:
-Se que has cumplido con tu promesa y que eres digno de mi amor. Ahora si vivirás conmigo. Deja tus ovejas donde están, no te preocupes y cierra los ojos.
El pastor obedeció las indicaciones de la bella sirena y cuando nuevamente abrió los ojos se encontró en el centro de la laguna, en una isla hermosa y riquísima en donde había una casa con muchos sirvientes que atendían solícitos a los menores deseos de él y de la sirena .Cuando se fijo a si mismo vio que llevaba un atuendo riquísimo lleno de oro y plata y piedras preciosas igual que la mujer rubia.
Finalizando el día, cuando ya el sol se estaba ocultando, los amantes se separaron por indicación de ella.
-mañana volverás y seremos felices como ahora. Solo tienes que guardar nuestro secreto.
Cuando nuevamente abrió los ojos el pastor estaba al lado de sus ovejas que se habían duplicado y las llevo a su casa.
Desde aquella vez, diariamente salía el pastor de su casa con las primeras luces del día y volvía rendido en el ocaso, sus padres nunca supieron la verdad.