CULEBRAMARCA

Entre los pueblos de Huachon y Quiparacra camino de las selvas de Huancabamba, esta culebramarca, lugar donde todavía se hallan las pétreas ruinas de una antigua ciudad.Hace muchísimo tiempo, lo que hoy no es más que ruinas, era una aldea constituidas por casas hechas de piedra, en las que Vivian los pastores de lugar. Lo que en un comienzo era una aldea pacifica, muy pronto se convirtió en un lugar en el que la maledicencia y la canallada tenían preferencia.

Entre las familias que habitaban el pueblo había una que tenía una hija muy hermosa que despertaba la admiración de los mozos y la envidia de las muchachas. Muchos fueron los pretendientes que llegaron a ofrecerle matrimonio ,mas la chica , no contenta con ninguno de ellos, les negó su mano.
Los mozos que consideraban como enigma la negativa de la muchacha, comenzaron a vigilarla tratando de descubrirle algún amor secreto .Pronto que tuvieron que desistir de su búsqueda ; nada sospechoso le encontraron.mas al poco tiempo ,ante el estupor de sus padres y su incredulidad, se vio embarazada .Cuando en el pueblo se enteraron de la noticia ,comenzaron a correr voces y comentarios viles y arteros .Los ruegos y amenazas de sus padres de nada sirvieron para que la muchacha dijera la verdad, porque ni ella misma sabia. No conocía hombre ,su virginidad jamás había sido mancillada por hombre alguno, por lo que no se explicaba el cómo de su embarazo. Los padres comprensivos tuvieron que callar y avergonzados por la maledicencia del pueblo se escondieron a la espera del acontecimiento del parto.
Pasado algunos días del alumbramiento la madre que pedía con insistencia ver a su hijo ,recibió una dolorosa impresión cuando su madre, entré apesadumbrada y asustada le dijo que no era un niño el que había dado a luz como ella creía sino un par de huevos medianos y que lo mas atinado en este caso sería hacerlos desaparecer toda vez que era algo demoniaco y sobrenatural .De nada le sirvieron los llantos y los ruegos de la joven madre ya que ella misma, obedeciendo el mandato de sus padres, fue y los enterró en una cueva .
Tanto era el dolor de la madre, que diariamente iba a la cueva a llorar desesperada por los frutos de sus entrañas .
Un día que llego a la cueva, la muchacha se sorprendió mucho al ver que en lugar en el que había enterrado los huevos, se notaba la enorme boca de un agujero. No había salido de su asombro cuando oyó una voz gutural a sus espaldas :
-¡Madre, nosotros somos tus hijos!... ¡no te asombres! . Pudimos ser dos hermosos angelitos, pero la maldad de la gente del pueblo, nos ha convertido en dos culebras y ahora venimos a castigarlo… A ti ni a tus padres les ocurrirá nada, pero deben marcharse de este lugar inmediatamente, a una alta ciudad de plata, entre las lagunas, allí vivirán felices.
Al dia siguiente, después de que la muchacha y sus padres hubieron partido las culebras que habían alcanzado dimensiones descomunales, rodearon el pueblo y lo destrozaron.
Y de allí que ese pueblo quedo con ese nombre: Culebramarca.

No hay comentarios:

Publicar un comentario