LULIHUARMI






Como una elevada arista que tuviera por base Tapuc Rocco y Chipipata, se levanta majestuoso el paraje denominado Huampun en cuyo regazo yacen tranquilas y apretadas por un tupido cinturón de totoras, las aguas de HUACRAY COCHA la laguna eterna. Para llegar a este soledoso lugar cubierto de abundante pasto verde hay que remontar la crestería de Huampun y una vez en Huacraycocha solo la inmensa soledad lo cubre todo. Cuentan que hace muchísimos años, cuando la soledad y el silencio acunaban el sueño del pastor de ovejas que tenía por costumbre ir diariamente a este lugar, unas nubes negras y espesas desencadenaron una granizada roja, el viento recio y silbante, así broncos truenos del cielo encapotado, le hicieron despertar sobresaltado. Cuando ya se disponía a recoger su aprisco, La tormenta amaino de pronto y una calma súbita y misteriosa invadió el paraje. El mozo no se explicaba el porqué de este fenómeno y cuando levanto los ojos vio con asombro que una hermosa muchacha de pelo largo y ojos profundamente azules se acercaba a él seguido del ruido que hacían sus alhajas que pendían de sus riquísimas vestiduras. Tomando fuerza de su asombro y admiración quiso escapar, pero la hermosa mujer la detuvo diciéndole: -no te escapes. Quiero hablar contigo.
-¿conmigo?
-si
-¿Quién eres?
-Luli Huarmi
-¡Ay mamalao mama, … ¿Qué quieres pues de mi?
-Hace tiempo que vengo observándote y sé que eres un muchacho muy bueno y muy buen pastor, por eso es que quiero que seas el pastor de mis ovejas y para ello quiero contraer compromiso formal contigo.
-¿pero cómo podría aceptarle,Luli Huarmi? Yo soy muy pobre, no te merezco y usted es la sirena, dueña de la laguna.
-No importa . Yo tengo mucho ganado y juntos haremos aumentar y viviremos felices. Solo te pido que a nadie cuentes nuestro secreto.
A nadie.
-Por esa parte, descuida, niña. Yo soy sano y cuidare el secreto. Ni a mis padres les contare.
-Bien. Entonces hasta mañana en este mismo lugar y no cuentes a nadie nuestro secreto. Ahora cierro los ojos.
El pastor cerró los ojos y una fuerte lluvia, vientos y rayos se sucedieron rápidamente y cuando abrió los ojos ya la mujer había desaparecido. Su sorpresa fue mayúsculo cuando comprobó que en ese lapso habían nacido varias ovejas en su redil.
El pastor llegando a su casa guardo, el secreto no obstante las preguntas insistentes de sus padres, aquella noche no durmió presa de la emoción; y al día siguiente fue al lugar de la cita y se encontró con la bella mujer que le dijo:
-Se que has cumplido con tu promesa y que eres digno de mi amor. Ahora si vivirás conmigo. Deja tus ovejas donde están, no te preocupes y cierra los ojos.
El pastor obedeció las indicaciones de la bella sirena y cuando nuevamente abrió los ojos se encontró en el centro de la laguna, en una isla hermosa y riquísima en donde había una casa con muchos sirvientes que atendían solícitos a los menores deseos de él y de la sirena .Cuando se fijo a si mismo vio que llevaba un atuendo riquísimo lleno de oro y plata y piedras preciosas igual que la mujer rubia.
Finalizando el día, cuando ya el sol se estaba ocultando, los amantes se separaron por indicación de ella.
-mañana volverás y seremos felices como ahora. Solo tienes que guardar nuestro secreto.
Cuando nuevamente abrió los ojos el pastor estaba al lado de sus ovejas que se habían duplicado y las llevo a su casa.
Desde aquella vez, diariamente salía el pastor de su casa con las primeras luces del día y volvía rendido en el ocaso, sus padres nunca supieron la verdad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario